Bonfiglio y Crevatin los dueños de las series