SSV: Currie por la regularidad