Bottas, del mejor tiempo a un choque ridículo