Jimmie Johnson y el año del adiós