Quartararo lo hizo de nuevo