Sapag, el dueño del domingo