Rossi, antes de la clasificación