El Toyota de “Pechito”, complicado