Tucumán fue clave para los líderes