Peluso y Cáceres marcaron el ritmo