Esquel y una ausencia que no se explica