Fangio, la primera leyenda