Olmedo marcó las primeras referencias