Un comunicado no es suficiente