Ardusso y un inicio veloz en Mendoza