Valentín, el dueño del 1