Ruggiero se llevó los entrenamientos