Okulovich y la evolución del Torino