Se fue Ero Borgogno y el automovilismo lo llora