Erejomovich- Llanos, los dueños de las sierras