Twitter
Facebook
YouTube
Pistas Argentinas
ACTC - Asocioación Corredores Turismo Carretera
Noticias

LA VERDADERA MUERTE ES EL OLVIDO

votarUpvotarDown+25


El recuerdo permanente de Héctor "Tití" Camps, a dos años de su muerte.

LA VERDADERA MUERTE ES EL OLVIDO

Se cumplen dos años de tu partida. Resulta imposible elaborar un artículo periodístico formal para recordarte. Cometeré (ya lo estoy haciendo) un pecado profesional: voy a escribir en primera persona. Sepan disculparme, pero no concibo otra forma de referirme a un amigo.
Esto lo charlamos muchas veces y nunca nos pusimos de acuerdo; vos decías que fue en Villa Cañás, pero para mí lo más probable es que haya sido en el circuito de Bigand. Sólo sabemos que nos conocimos a fines de los 80, cuando "atormentabas" a todo el mundo con las transmisiones internas. Eran los tiempos del motor Tornado de Oscar Paultroni contra el Chevrolet de Néstor Benceny en TC Venadense, cuando surgieron Víctor Poggi y Roberto Del Bo en Renault 850, más o menos en la misma época en que Horacio Risso y Juan Carlos Bertozzi fueron campeones de la Fórmula 2000.
De golpe dejé de verte en las carreras del zonal santafesino y comencé a escucharte en Radio Rivadavia. Recuerdo la Vuelta de San Lorenzo de 1993, esa que Patita Minervino ganó sobre la raya. La cabina de Carburando estaba en la banquina de la autopista, frente al camping, y cuando te saludé tenías esa típica e inigualable "cara de juguetería". Eras el relator de la transmisión radial. Te felicité. Lo habías logrado.
Después, de un día para el otro, dejaste de ser Héctor Camps. Me contaste que fue cuando te tocó trabajar en el avión transmisor, el puesto del legendario Alberto Gagliardi. Y claro, si él era el Mono, entonces vos, que recién empezabas, tenías obligatoriamente que ser alguna especie de monito. No hubo dudas: en una espontánea ceremonia bautismal tus compañeros decidieron que desde ese momento y para siempre serías conocido como Tití Camps. Y rematabas la anécdota: "Por lo menos me tocó ser un bicho simpático".
A partir del 96 me encomendaron la misión de interrumpirte. "¡Fórmula 1!", te gritaba desde Rosario; "¡Sí, Sergio, dale!", me contestabas desde donde había carreras. Así fue como comenzamos a trabajar juntos en Carburando, aunque todavía a muchos kilómetros de distancia.
En el verano de 2005 cambió tu vida. Fuiste elegido el sucesor de Eduardo González Rouco para las transmisiones televisivas, te hiciste cargo de la tira diaria en la radio, te mudaste con tu familia a Buenos Aires… Ibas cumpliendo los sueños de todo periodista del interior. Te volví a felicitar. Nuevamente lo habías logrado.
Al año siguiente, y paralelamente al trabajo que realizaba en las transmisiones de TC 2000, me sumé al equipo periodístico en las competencias de Turismo Carretera. ¡Qué honor trabajar a tu lado!
Héctor, o Tití, si lo prefieren, fue optimista por naturaleza. "Me parece que se acerca… creo que tendremos lucha hasta el final… ¡sí señores!, está más cerca del puntero", solías decir. Y con Daniel González Rouco nos mirábamos porque al pasar frente a boxes la diferencia era la misma, no pasaba nada. "Claro, el puntero transita mejor el último parcial y logró neutralizar el ataque. Veremos qué sucede en la próxima vuelta", completabas con picardía.
Fuiste un profesional al ciento por ciento. Es fácil distinguir los autos de los consagrados, pero les aseguro que, por ejemplo, transmitir en aquella época el Desafío Focus no era para cualquiera. Autos iguales, pintados iguales, números en miniatura y sólo alguna pequeña publicidad diferente. "Se fue Fulano, que lástima", decías viendo de reojo una cosa borrosa inmersa en una nube de tierra. No convenía apostar en tu contra. Al rato, cuando el polvo se disipaba, póngale la firma que era el auto de Fulano. No acertabas, simplemente sabías de lo que hablabas.
También lograste algo muy difícil: le diste tu sello, una impronta personal al relato. Incluso le pusiste nombre a una maniobra ancestral, al cambio de trayectoria que hoy todos conocen como la "tijera".
Y tuviste eso que hay que tener. Como no quiero que se malinterprete, trataré de expresarlo con claridad: tuviste unos huevos así de grandes. A partir de 2008 peleaste contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica. Y lejos de recluirte, seguiste con el trabajo pese a que en cada carrera se sumaba un obstáculo. En agosto planteaste tu objetivo laboral: relatar el Turismo Carretera hasta la última fecha.
Del desarrollo de aquella carrera del 30 de noviembre recuerdo muy poco. Probablemente la experiencia suplió mi falta de concentración y algunas frases hechas sirvieron para salir del paso. Le cuento al lector que a mi lado, en silla de ruedas y con asistencia respiratoria, el inventor de la "tijera" y el protector del "Siberiano" le puso más ganas que nunca. Memorizamos las grillas, cambiamos el estilo, bajamos un cambio. Y todos, todos tus compañeros ayudaron. Antes y después. Daniel con los tiempos, Marcelo Grecco con las cámaras, Adrián Angeli con apuntes, Andrés Perco con las notas en boxes. Atesorabas en tu memoria las transmisiones de radio con Oscar Cardigni, las charlas de café con Julio Rodríguez, las interminables comunicaciones telefónicas con el Bocha Geijo, las anécdotas de Mauricio Mansilla, las noticias enigmáticas de Javier Delle Rose, las ocurrencias de Daniel Perriard y los años compartidos con tantos compañeros de trabajo. Fue la carrera en la que Guillermo Ortelli se consagró por quinta vez campeón de Turismo Carretera. El día que Héctor Camps se retiró del relato para siempre.
No sé como hacías, pero siempre estabas de buen humor. Supiste cómo comportarte (ahora le dicen "códigos", antes sencillamente era respeto) y te hiciste
merecedor del cariño de los habitantes del competitivo ambiente del automovilismo argentino. Sobresaliste por tu optimismo, tu profesionalismo y por la manera en que enfrentaste la adversidad.
Borges dijo con razón que "la verdadera muerte es el olvido", y te puedo asegurar que aquí nadie te olvidó. Cuando armaste el bolso para hacer tu último viaje, pienso que fue para preparar la cabina de transmisión en ese lugar donde tarde o temprano, querido amigo, todos nos volveremos a encontrar.

Héctor Eduardo Camps.

Nació en Venado Tuerto el 29 de agosto de 1966 y falleció en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el 17 de junio de 2010. En esta historia, sólo él supo qué se siente acostarse sabiendo que al día siguiente iba a estar peor y su familia y sus compañeros pueden dar fe de la garra que puso para cumplir con su trabajo, con el relato que el público aprecia y recuerda. Para vos, Tití, fue la mejor terapia; para muchos de nosotros, un ejemplo de vida.



Sergio Tenaglia


Comentarios
OsvaldoOsvaldo
hace 2 años
el mejor por lejos GRANDE TITTI

responder
GatoGato
hace 2 años
Excelente Relato Sergio !
Hermosa manera de recordar a un Grande .

responder
Lucas DobarroLucas Dobarro
hace 2 años
Un Gran Tipo Titi Camps,Se lo extraña Mucho ! !

un abrazo para todos ! !


responder
Alejandro SiboldiAlejandro Siboldi
hace 2 años
hola sergio.
muy bueno tu comentario,soi de venado tuerto recien empiezo en esto de ser ralator de automovilismo y me enorgullece leer esto se me pone la piel de gallina leer eso comentario...
gracias por recordarlo ya que poca gente como ustede

responder
Tatin SfasciottiTatin Sfasciotti
hace 2 años
Sergio muy emitivo tu homenaje a un grande de las transmisiones automovilisticas con quien tuve el gusto de compartir en Radio Venado Tuerto las del zonal, como decis EL MEJOR, con estilo propio, sus comienzos en LT29 junto al equipo de RADIODEPORTE es un

responder
Chivo1Chivo1
hace 2 años
excelente recuerdo muy bien relatado,grande TITI estes donde estes

responder
Matias ValeggianiMatias Valeggiani
hace 2 años
por dios, grande titi y permintime y permitite vos saber que el relato es exelente, digno de un periodista y persona de tu tuya, sabia que me iba a emocionar al leer, pero no me imaginaba llorando con una sonrisa en la oficina , gracias sergio

responder
Adrian JuricichAdrian Juricich
hace 2 años
que lindas palabras sergio... realmente titi fue es y sera un grande, un ejemplo para muchos y para los que soñamos algun dia.... tal vez relatar una carrera(cosa que solo hacemos en los asados de la radio) todos los que aunque sea una vez por semana esta

responder
MarceloMarcelo
hace 2 años
exelente tu comentario sergio..me alegra mucho el recuerdo permanente que tienen de hector,yo tambien lo tengo siempre presente,fue un gran relator y una gran personna, felicitasiones!!

responder
Daniel CingolaniDaniel Cingolani
hace 2 años
Sergio, muy sentidas tus palabras, pintas realmente lo que fue Héctor, te envio un abrazo y renuevo la felicitación. El cariño de siempre para Lia Fede y Patricia

responder
Pedro AgüeroPedro Agüero
hace 2 años
TITI en cada rincon del planeta donde haya n llegado tus relatos y se escuche el rugir de los motores tenelo por seguro que recordaran la emocion que le ponias a las trasmisiones de carreras, FUISTE Y SERAS UNICO, te extrañamos.-

responder
Enrique PeñasEnrique Peñas
hace 2 años
Hermoso relato Sergio, felicitaciones.

responder
Daher GastonDaher Gaston
hace 2 años
Emociona hasta las lagrimas......

responder
Javier PerezJavier Perez
hace 2 años
gracias por tantos relatos apasionantes. en el recuerdo de todos, gracias!!!!!

responder
MarceloMarcelo
hace 2 años
excelente sergio, emocion total,grande TITI.siempre en el recuerdo de todos los fierreros.

responder
Dejá un comentario
Nombre:
Email:
Comentario:
 
 
Enviar »

  • TC Mouras - La Plata (28/09/2014)

    Primera fecha de la Copa Coronación de TC Mouras y TC Pista Mouras.
  • TC y TC Pista - San Luis (21/09/2014)

    Primera fecha de la Copa de Oro y Copa de Plata.
  • TN - San Martín (14/09/2014)

    Novena fecha de Turismo Nacional en Mendoza.
  • Súper TC 2000 - Callejero de Santa Fe

    Fecha especial del Súper TC 2000.
  • TC Mouras - Olavarría (07/09/2014)

    Última fecha de la etapa regular de TC Mouras y TC Pista Mouras.
Pistas ArgentinasCopyright © 2012 - IRONBox S.A.® - Todos los derechos reservados.
ACTC - Asocioación Corredores Turismo Carretera